4 de abril de 2015

Pão Bijou. Molletes de Portugal

No hay nada como entrar en una panadería de pueblo y oler. Alimenta pero de verdad. Luego te puedes dar golpes en la cabeza con el raíl del horno eléctrico que está a la altura de la sesera para personas de 2 metros. Que se lo pregunten al Notario. 
La verdad que si tuvieramos ese tipo de elaboraciones por aquí cerca poco pan iba yo a hacer en casa. Pero la realidad es que el pan que se vende en las urbes deja tanto que desear como los pájaros que nos cantan a diario por estos lares. Uno sale al campo y enseguida se da cuenta de lo poco que tenemos aquí y de la calidad de vida de la que disfrutan en el mundo rural.
Así que, no siendo yo seguidora de los panes de harinas blancas, me propuse hacer unos panecillos que han marcado todas mis estancias en el pueblo, en Portugal. Recuerdo, desde que era pequeña, que el pan al que teníamos acceso los más pequeños siempre eran estos molletes. Las hogazas de trigo y centeno eran más duras (y ricas, todo hay que decirlo) pero, aún teniendo dientes, siempre preferíamos las bolitas de pan. Los bijous son típicos del norte de Portugal, de la zona de Trás-os-montes. En el resto de zonas también existen pero su elaboración tiene distintas proporciones y el nombre que le dan también cambia (exactamente como pasa en España). Así que os dejo por aquí la receta que es muy sencilla y agradecida de realizar.

Para 12 panecillos

500 g de harina panadera
300 ml de agua templada
50 g de levadura fresca de panadero
10 g de sal
15 ml de aceite de oliva
1 cucharada de sopa de leche en polvo


Disolvemos la levadura en el agua y mezclamos con el resto de ingredientes cuidando que la sal y la levadura no se toquen (el orden da lo mismo). Amasamos unos 10-15 minutos. Damos forma de bola a la masa y dejamos levar una hora tapada con un paño húmedo en un sitio sin corrientes. Pasado el tiempo hacemos porciones de la masa en forma de panecillo y colocamos en la bandeja del horno. Dejamos reposar otra hora. Después del segundo reposo precalentamos el horno a 200º. Greñamos los panes y espolvoreamos de harina. Introducimos al horno 30 minutos a 180º o hasta que estén dorados. Sacamos, dejamos enfriar y ¡a comer!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...